Los días sin ayer 8, La araña y el enano

Nuevo capítulo de la novela por entregas de Ignacio del Valle para El País Semanal. La araña y el enano apareció en el ejemplar del domingo 22 de mayo .

En esta ocasión cito un extracto de la conversación que mantienen Arturo Andrade y  Schelle sobre el “judenfrei“en el club Lorelei:

–Usted parece no entender, herr Andrade.

 Usted cree que el problema étnico, la pureza racial es solo una obsesión alemana. No obstante, cuando nosotros llegamos los polacos ya perseguían judíos, los rusos ya perseguían judíos, los ucranianos ya perseguían judíos… Y también se mataban alegremente entre ellos, polacos contra ucranianos, rusos contra polacos y ucranianos… Nadie quiere a los judíos, cuando regresan a sus países no les devuelven sus posesiones, y lo que la guerra no consiguió, el Judenfrei, lo está logrando la paz, herr Andrade: se marchan a Palestina, y allí atacan a los británicos. No hay sitio para ellos en Europa, nunca lo habrá. Pero no hablamos únicamente de los judíos, el virus de la homogeneidad racial está suelto, los checos expulsan a minorías húngaras, los húngaros expulsan a minorías rumanas, los griegos echan a los albaneses, los yugoslavos a los italianos, los búlgaros a los turcos y gitanos, los rusos a los finlandeses… ¿De qué me está hablando, herr Andrade?, ¿somos los únicos culpables?

En el escenario la mujer continuaba guiando a la tarántula por lugares cada vez más íntimos a medida que se despojaba de su ropa interior.

Puedes leer todos los capítulos publicados hasta la fecha aquí.

Anuncios

La muerte abrió la leyenda

Portada para La muerte abrió la leyenda,la nueva novela de Alejandro M. Gallo, ha sido publicada por Reino de Cordelia en 2016.

Su célebre personaje, el comisario Gorgonio, rememora sus inicios en la policía criminal durante los años 60. Su primer caso es simple, certificar una de tantas muertes en accidente de tráfico, pero tras indagar un poco, el suceso pronto tomará forma de asesinato político. Una vez más Alejandro se las ingenia para mezclar esos dos géneros que conoce tan bien, el noir y la segunda guerra mundial, donde vuelve a tomar protagonismo la Novena División blindada de Leclerk. Ya ilustré hace unos años la cubierta de Morir bajo dos banderas, la novela en la que Alejandro nos cuenta con todo lujo de detalles la historia de los republicanos que formaron esta división, tan presente en su trabajo como escritor.

Los días sin ayer 7, Lorelei

Otro capítulo de Los días sin ayer, la novela por entregas de Ignacio del Valle para El País Semanal. Ejemplar del domingo 15 de mayo de 2016.

09 los dias sin ayer - miguel navia ignacio del valle

Como viene siendo habitual, añado una pequeña cita del texto:

Se fijó más y lo que vio fue un cansado rostro de mujer iluminado por una linterna.

–Vente conmigo –le dijo la chica.

Se trataba de una de las miles de mujeres que se prostituían en la ciudad por unos cigarrillos o unos marcos. A veces por una simple lata de pasta de carne. Era el hundimiento moral de toda una nación, donde innumerables jóvenes consideraban normal acostarse con un desconocido a cambio de una tableta de chocolate. El orgullo, la dignidad, con unos perfiles tan irreconocibles como la ciudad, quedaban anulados por una lucha animal por la supervivencia: la comida a cambio de cualquier humillación o depravación. Arturo negó con la cabeza y la linterna se apagó, devolviendo a la mujer a las tinieblas.

Puedes leer todos los capítulos publicados hasta la fecha aquí.

Los días sin ayer 5, Fuegos fatuos

Ilustración para la novela por entregas Los días sin ayer de Ignacio del Valle para El País semanal (ejemplar del 8 de mayo de 2016).

Arturo siguió sus ojos y cogió la petaca.

La abrió y se la ofreció. –Quedan unas gotas. Por el Imperio -dijo Arturo.

 –¿El suyo o el nuestro?

–Da igual, los dos están ya de capa caída

Puedes leer todos los capítulos publicados hasta la fecha aquí.

07 los dias sin ayer - miguel navia ignacio del valle

 

Los días sin ayer 4, Leones en la nieve

Cuarta entrega de Los días sin ayer para El país Semanal el domingo 24 de abril. Sigo sumergido entre los escombros de ese Berlín post-apocalíptico de 1946 e Ignacio sigue dándome más elementos maravillosos que dibujar, ahora  un Reanault Juvaquatre. Incluyo una cita de este capítulo que me gusta mucho y que dado los acontecimientos de los últimos años no resulta tan lejana; La tragedia había sido que las bombas no fueran precisas, que repartiesen su devastación de una manera ciega; la tragedia había sido que los bombardeos no minasen la moral, sino que incrementaban la rabia y la resistencia. Juro coraje y fidelidad a ti, Adolf Hitler. Con la ayuda de Dios, prometo obedecerte hasta la muerte, a ti y a los jefes por ti designados. ¿Quién iba a pensar que los alemanes lo fueran a creer de verdad, que lucharían hasta el final?.

Puedes leer todos los capítulos publicados hasta la fecha aquí.