Blancanieves

Esta vez la experiencia de ilustrar un cuento clásico fue muy distinta de lo habitual ya que Jesús me dio total libertad a la hora de contar el relato en imágenes. Siempre quise ilustrar uno de estos clásicos sin tener que preocuparme por los posibles reproches morales o comerciales, pues la mayoría de estas historias surgieron en épocas realmente duras en las que imperaban unos códigos que a día de hoy resultan de lo más extravagantes.

Ha sido todo un reto ilustrarla intentando ser fiel a uno mismo, a pesar del filtro que suponen las distintas versiones que han ido apareciendo a lo largo de estos dos siglos, y sin perder de vista la historia original tantas veces reinterpretada. De hecho me llevé una sorpresa al leer la traducción, pues el cuento no terminaba como me habían contado las distintas versiones quer hasta entonces habían caído en mis manos.

La traducción del cuento trascrito por los Hermanos Grimm en 1812 corre a cargo de Álvaro de Cuenca y Luis Alberto de Cuenca. Además, el libro cuenta con un prólogo de Luis Alberto de Cuenca. Es todo un honor  poder compartir una publicación con ellos.

El libro fue publicado en la editorial Reino de Cordelia en 2012.

En esta entrada, incluyo imágenes del libro y algunos de los dibujos a línea,  ya que, aunque están publicados a color, así también funcionan como ilustraciones terminadas.

Anuncios